domingo, 26 de mayo de 2013

Y si, todo ha acabado.

Más rápido que la lluvia al caer, y romperse en el suelo. Mar rápido que un avión cruzando el raso cielo.
Acabó de la peor forma posible.